Relato Breve de un día en que lo que hice valío madre y salío medio bien

Esto cada día apesta más. El día de ayer me asignaron un trabajo que me llevó casi mis 6 horas laborales por día, al final de todo el trabajo que hice de comparar unas listas, sacar un promedio de asistentes a cursos e identificar grupos no sirvió para nada pues mi jefe ya lo había "resuelto".

Decidí no ir a la facultad porque debía pagar el contador, de regreso pensé
"chingazú si encuentro lugar me quedo si no nel"
Y que sí encuentro lugar.

Me baje y me fumé un cigarrito con el Güero, entre a la primer clase y resultó que tenía un chingo de trabajos por hacer. Me enteré que tenía examen a las 7,
"vale madres"
pensé. La clase de las 5 (la más amena) pasó a segundo plano para realizar mi pequeño "acordeón". A las 6 con un aburrimiento y sueño que ya no podía soportar, mi asiento frente al maestro y mi ojeras puestas sobre la banca, decidí no pensar. No pensé hasta que me dio un retortijón en el estómago...
"no mames no traigo papel"
pensé, y como loca me puse a conseguir cuadritos de delgado papel que supuse no me servirían para nada.

Salí directamente a lo que tenía que hacer,
"no mames no voy a alcanzar a llegar al examen....aaaaaaaaaaaaaaaaah que agusto"...

Entre al examen (Mercantil), anoté las preguntas, saqué mi acordeón y me dispuse a contestar las 5 preguntitas que un vato con barba de vagabundo, ojeras y muy distraido dictó. Digo muy distraido porque todos pudimos sacar nuestros acordeones y ni siquiera lo notó.

Salí después de 30 minutos gloriosa, me senté a esperar las 20:00 horas en una banca fuera del salón, comenzaron a llegar los del semestre pasado.
"Ya me voy a la chingada ay nos vemos", "no te vayas no seas payasa", "nel ya ni estamos haciendo nada adiós".


Caminé y me fui.
"Awevo no han cerrado la puerta"
pensé.

1 comentario:

Zascandil Lirico dijo...

Vale madre, los divertidos dias en la universidad