Intranquilo

La tierra sollosó cuando tu luz se apartó de mi camino, la tierra, mi tierra.

Los campos sembrados comenzaron a dar frutos intensamente, tantos que fue imposible recolectarlos todos y muchos perecieron.

Las calles repletas de imágenes cotidianas comenzaron a despejarse, la calle quedó sola, mi calle.

Entonces la luna salió con todo su explendor a iluminar en la oscuridad, y nadie se tomaba el tiempo de mirarla.

El viento pidió tranquilamente un tiempo, y aquel viento aunque se seguía escuchando era simplemente solitario, mi viento.

1 comentario:

Yescanauta Castro dijo...

La soledad es toda tuya n.n