Ver lo que no puedes


Cuando mire al espejo, en ese momento di que mis manos cambiaban, eran más duras que antes.

Después cambio mi cara y mi perspectiva de muchas cosas y fue entonces cuando se me noto la edad, fue cuando mis ojos perdieron un brillo inexplicable que destellaba a todo momento,

comenzaron a ser mas sensatos y con la sensatez la madurez.

Tan maduros como negruzcos se volvieron tanto que deje de ver, las cosas eran distintas y veía lo que quería ver.

Ahora quede cegada a muchas cosas, y las gracias no hay para nadie porque no es algo que me agrade contar...

2 comentarios:

FERKINTER dijo...

Hay algo en tus narraciones que me son muy familiares, puede ser que me identifico en el ritmo y espacio de las descripciones, y sobre todo en ese intento de sacarnos la vida en cada palabra.
Ferkinter

Jonathan G. Steagall dijo...

Cuando lloras, cuando ries, cuando tus parpados se cierran cansados, cuando la luz del mundo es ciega, cuando tu no estas, cuando esta calma se pierde, pasa el tiempo, los anos la vida, es el instante donde tu no estas, que pienso, y ha veces me pregunto, porque pasa tan rapido.
Y pensar que intente ser otr por ti, cuando al final, siempre me dije.
Soy lo que tu quieres que sea.
Pero no soy lo que tu quieres.