Una estrella


Bailando me tomaste del mentón
y dirigiste mi mirada al cielo,
una vez pregunte el porque las estrellas no se veían,
ahora las vi, eran pocas pero a tu lado eternas.

Esparcía mi presencia entre tantos y tantos,
al final solo te veía verme de un lado a otro.
Un abrazo daba al momento de rozar contigo,
que mas quedaba, nada mas.

A tu lado descubrí que todo es posible de ver.
Hasta lo complicado y oculto.

3 comentarios:

Jonathan G. Steagall dijo...

No te llevo lejos, aunque a la distancia estes, no te tengo cerca, aunque a mi lado estes.
pero si un dia estas triste, y te acuerdas de mi, piensa que por cada estrella en el cielo, un te quiero, de mi boca es para ti.

Sebastian. (besitos.) dijo...

Cómo te extraño cuando te alejas.
Toda mi vida se vuelve gris
por una angustia que no me deja
de mis tristezas, abrir las rejas,
para que escape mi alma infeliz.

Cómo te extraño, cariño mío.
Cuando de veras no estás aquí
no canta un ave ni corre el río,
todo se vuelve triste y sombrío
y hasta mi risa se vuelve así.

Te extrañé mucho cuando ese beso
que cada noche siempre te di,
entre mis labios quedóse preso
pero el milagro de tu regreso
hará que libre, vuele hacia ti.

Emmanuel.

PD: ese jonathan g no se q, q c busqque una novia :P (q no sea la mia) jejeje, solo bromeo.

Jonathan G. Steagall dijo...

No busco lo que gracias a dios ya tengo, pero estoy casado, digo por si te interesa saber.
Y soy como muchos, un errante escritor, tratando de con mis palabras llegar.
Y nada es tuyo, todo es prestado... hasta una novia, porque de ella solo tienes un prestamo de sentimientos.